Preparar a un niño para enfrentar el mundo competitivo y persuadir a un niño para que se una al carro de los concursos de belleza son dos cosas completamente diferentes. Tomemos en consideración los pros y los contras de los concursos de belleza para niños y si estos concursos sirven para otro propósito que no sea mostrar la belleza de un niño.

El mundo de un niño es fresco, nuevo y hermoso, lleno de asombro y emoción. Es nuestra desgracia que para la mayoría de nosotros esa visión de ojos claros, ese verdadero instinto para lo que es hermoso e inspirador, se atenúe e incluso se pierda antes de llegar a la edad adulta. ~ Rachel Carson

Sobresaltos en Concursos de Belleza

JonBenét Ramsey tenía sólo 6 años de edad cuando ella fue brutalmente asesinada en 1996. Era una reina de belleza infantil que había participado en varios concursos de belleza a su tierna edad. La noticia de su asesinato a sangre fría se difundió en todos los canales de noticias de América. La muerte de JonBenét llevó a severas críticas a los concursos de belleza infantiles y debates sobre si tales concursos debían prohibirse o no.

¿le gustaría escribir para nosotros? Bueno, estamos buscando buenos escritores que quieran correr la voz. Ponte en contacto con nosotros y hablaremos…

¡Trabajemos Juntos!

Los concursos de «Niños Más Hermosos» ya se celebraban en toda América en la década de 1920, hasta que un propietario de un hotel organizó un concurso de belleza en Atlantic City en 1921 como medio de impulsar el turismo. El primer concurso de belleza infantil conocido como’ Little Miss America ‘ comenzó en la década de 1960. Hoy en día, estos concursos se han convertido en algo común y están ganando popularidad con cada día que pasa. Los niños son juzgados por lo bien que exhiben las diferentes líneas de ropa, lo bien que bailan y lo talentosos que son. Se enfrentan a otros niños y se espera que se eleven por encima del resto. Por lo tanto, los padres deben ser conscientes de los diversos pros y contras de los concursos de belleza para niños antes de inscribir a sus hijos en dichos concursos.

Todo lo Que Es Bueno Sobre los Concursos de Belleza para Niños

Superar el Miedo Escénico

Participar en un concurso de belleza ayuda a los niños a superar su timidez y miedo escénico. También les da la oportunidad de mostrar sus habilidades de canto, baile y comunicación.

Fomentar el carácter

Los niños aprenden a mantener relaciones cordiales con otros concursantes de concursos y a comprender la importancia de la competencia amistosa y la cooperación. Les enseña a ser ganadores y participantes elegantes.

Hacer Amigos

Así que muchos participantes que terminan convirtiéndose en amigos cercanos, y aunque no pueden ganar un lugar importante en el certamen, que se llevará a casa el regalo eterno de amistad y recuerdos maravillosos.

Competencia amistosa

Los concursos no siempre son tan venenosos y peligrosos como se presentan en los medios de comunicación. Los padres de los concursantes a menudo se desvían de su camino ayudando a otros concursantes en sus preparativos de último minuto.

Ropa adecuada

No todos los concursos hacen que los participantes usen ropa inapropiada para su edad. Muchos permiten que los niños se vistan y actúen de acuerdo con su edad.

Seguridad

los Padres están constantemente velando por la seguridad de sus hijos y están tan preocupados por su bienestar en el escenario, como lo son en sus vidas ordinarias. Por lo tanto, la decisión de los padres de iniciar a sus hijos en tales competiciones es estrictamente una cuestión de elección personal.

Actividades adicionales

La mayoría de los concursos de belleza para niños están bien organizados y satisfacen las necesidades de los niños organizando actividades recreativas, juegos y bocadillos en el backstage.

Desarrollo Infantil

¿le gustaría escribir para nosotros? Bueno, estamos buscando buenos escritores que quieran correr la voz. Ponte en contacto con nosotros y hablaremos…

¡Trabajemos Juntos!

Los padres a menudo inscriben a sus hijos en concursos de belleza para animarlos a soñar más grande, querer y esperar más de sí mismos. También pretende hacer que los niños se den cuenta de que hay mucha competencia en el mundo y que deben estar preparados para enfrentar el desafío para tener éxito.

Exposición a la diversidad

Dado que estos concursos están abiertos para participantes de diversas culturas, hace que los padres y los niños salgan de su zona de confort y se vuelvan más abiertos y útiles.

Premios de becas

El ganador del concurso generalmente recibe una beca académica, que minimiza o reembolsa algunos de los gastos del año académico del niño. La mayoría de los concursos de belleza también contribuyen al servicio comunitario y ayudan a generar fondos para la caridad.

Todo lo Que Es Malo el Niño Concursos de Belleza

Presión de la Competición

La competencia es dura. Los concursantes tienen que caminar por la rampa para mostrar su apariencia, aplomo y confianza en diferentes tipos de disfraces. El aspecto es el foco principal, la cara está recubierta con base de maquillaje y las pestañas postizas se endurecen con máscara de pestañas. Se utilizan tonos de lápiz labial brillantes que no son adecuados para un niño pequeño.

Sesiones de práctica exigentes

El programa de entrenamiento y las sesiones de práctica posteriores para ingresar a un concurso también son agotadoras. El niño tiene que pasar varias horas practicando y rara vez tiene la oportunidad de jugar y divertirse.

Trampa del ego

Se cree que muchos padres viven indirectamente a través de sus hijos para lograr las cosas que no pudieron lograr en sus propias vidas. Para muchas madres, es una forma de revivir el pasado a través de sus hijos. Ver a su hijo ser admirado y adorado es un impulso definitivo para el ego de muchos padres.

Edad de los participantes

Los niños de tan solo 18 meses se ven obligados a participar en concursos de belleza, porque los padres piensan que es lo correcto para su hijo. A los niños que apenas pueden formar una oración adecuada, se les hace memorizar diálogos y canciones para apaciguar al panel de jueces.

Ropa inapropiada

La ropa que se espera que los participantes usen no está destinada a niños. Los trajes de baño reveladores, como bikinis y vestidos de noche, son inapropiados para los niños. Esta ropa está destinada a ser usada solo por adultos.

Maquillaje excesivo

Los padres presionan a sus hijos para que actúen y se vean como Barbie o Ken. Los niños se someten a sesiones absurdas de aseo, en las que se arrancan las cejas para darles forma, se peina y colorea el cabello y se blanquean los dientes. La belleza natural del niño a menudo se oculta y su inocencia se empaña debajo de sonrisas plásticas, piel bronceada y pestañas y dientes postizos.

Tarifas altas

El costo de participar en un concurso de belleza es bastante caro. Los gastos incluyen honorarios por participación, programas de capacitación, alojamiento y servicios de peluquería y maquillaje por parte de un profesional. La ironía de la situación es que estos padres prefieren gastar dinero en vestidos de diseño en lugar de en la educación del niño.

Efectos psicológicos

Hay mucha presión sobre los niños para que se desempeñen de acuerdo con los estándares establecidos por los padres y el desfile. La frustración de no haber ganado o perdido varias veces puede provocar depresión y otras complicaciones psicológicas. Los efectos pueden ser desastrosos para el cuerpo y la mente del niño.

Problemas de comportamiento

Participar en tal competencia priva a los niños de su infancia y los hace ansiosos por crecer. Esta urgencia, puede hacer que imiten los hábitos de los adultos y actúen de manera inapropiada para su edad. Estos niños crecen con la idea errónea de que la única manera de tener éxito es ser hermosos.

Iniciar problemas sociológicos

Los niños que participan en concursos de belleza también son más propensos a actuar de forma esnob y superior con otros niños de su propio grupo de edad. Pueden comenzar a despreciar a sus compañeros de clase y a otros concursantes, a quienes creen que son menos atractivos, talentosos y «menos especiales» que ellos mismos. También puede hacer que los niños alberguen odio y celos contra los otros concursantes.

Baja autoestima

Por otro lado, estos niños pueden comenzar a sentirse inadecuados y poco atractivos en caso de que no sean elegidos para la siguiente ronda o sean derrotados por otro participante. Esto puede llevar a varios cambios de comportamiento, como sobreactuar para llamar la atención, actuar distante o agresivo, querer quedarse solo y sentirse deprimido.

Amenazas a la seguridad

Los niños que participan en estos concursos son más vulnerables a la depredación sexual debido a la atención innecesaria que se les presta mientras están en el escenario, así como a la cobertura que tales eventos reciben de los medios de comunicación.

La presión de grupo

El deseo de un niño de participar en una competencia de este tipo puede verse influenciado por haber visto a otros niños en la televisión. Los padres deben ser los que decidan si es seguro o no que sus hijos participen en un concurso de belleza.

Las normas de un concurso de belleza están enmarcadas por los promotores y no tienen leyes establecidas que prescriban la manera en que deben celebrarse dichos concursos. Por lo tanto, es responsabilidad de los padres asegurarse de que sus hijos participen en un concurso seguro. Para aquellos que se oponen vehementemente a esta práctica, hay poco que uno pueda hacer, excepto tomar una posición personal en contra de iniciar a su propio hijo o miembro de la familia en tales concursos de belleza.